Pesto: la esmeralda de la gastronomía universal

En 1990, Norteamérica conoció lo que hoy es nombrado en cualquier parte del mundo como el fascinante Pesto. Pero si nos vamos unos cuantos años atrás de los noventa, en una región de Italia llamada Liguria, nació esta icónica receta.

En sus inicios, sólo se machacaba sólo albahaca genovesa, piñones tostados, ajo, aceite de oliva, queso parmesano y pecorino. De allí proviene su nombre, del Genovés ‘pestare’ que se traduce como moler o machacar en un mortero.

Su primera receta se mencionó en el libro La Cuciniera Genovese escrito en 1863 por Giovanni Battista Ratto, en donde los ingredientes eran los mismos, pero los piñones eran excluidos.

Este puré verdecito es atesorado en todo el mundo, y se ha modernizado al pasar de los años en su forma de preparación; además sus ingredientes han variado según las culturas por las que se ha aprovechado.

Existe el pesto rosso (rojo) que contiene tomates secos en su receta, el pesto calabrese, en donde la protagonista es la berenjena, también de cebollín, de cilantro, de aguacate, de pistacho y así una cantidad de variaciones que con seguridad, causan una explosión al paladar.

No Comments Yet

Comments are closed