Flores comestibles: piezas de la gastrobotánica

Todos conocemos a la flores, como plantas hermosas que decoran nuestros hogares y los espacios abiertos. Una belleza que nos regala la naturaleza, y lo que no sabemos que las flores tienen más uso de los que creemos.

Uno de ellos, es en la cocina. Por supuesto, no cualquier tipo de flor está apta para ser comestible. Entre las flores especiales que son usadas en la gastronomía, están las flores de calabaza, jazmines, malvas, claveles, caléndulas, lavandas, pensamientos, rosas, violetas.

Desde la antigüedad, ingerir flores estuvo especialmente ligado a los lujos de la realeza, los griegos e hindúes la utilizaban en banquetes y agasajos. Pero desde hace un tiempo, las sociedades modernas lo han incorporado a sus usos y costumbres, especialmente por el recurso visual que representan.

Hoy forman parte de una tendencia llamada eco-gastronomía o gastro-botánica, en el marco de una línea nutricional que busca incorporar productos orgánicos a la alimentación del ser humano. Su uso es muy común en Europa y en América.

En latino américa no son tan usuales, pero México es el país que se encuentra en la cima de la gastro-botánica.

No Comments Yet

Comments are closed