70 nuevos Cocineros Profesionales fueron certificados en nuestra Escuela

Fueron 70 egresados los que arrojó la quinta promoción de cocineros profesionales de la Escuela Gastronómica Portobello de Lechería. La formación tuvo una duración de cuatro meses en las que los estudiantes atendieron a clases teóricas, prácticas y pasantías, estas últimas realizadas en diferentes restaurantes de la ciudad.

René Casale, director de la institución, comentó que esta cohorte había sido bastante satisfactoria en cuanto a talento y pasión por la cocina.

“Las impresiones que me llevo de este grupo son geniales. Hombres, mujeres y adolescentes que no creen en imposibles y van por todas a su país. Disciplinados, técnicos y creativos”, destacó Casale, quien además forma parte de la plantilla de instructores.

Por su parte, el director académico Julio Duerto, destacó que la clave para el anclaje del conocimiento es la segmentación del contenido.

“Estructuramos un programa basado en semanas, cada una especializada en un área de la cocina. Arroces, aves, cerdo, costos, comida criolla, en fin, así hicimos de este grupo, una familia que crecía junta, sólida y profesionalmente”, manifestó Duerto.

Humberto Omaña, chef instructor, habló sobre la diversidad del grupo. Acotó que lo más importante de ser facilitador es el poder de inspirar.

“Tuvimos un alumnado variado: amas de casa, estudiantes, menores de edad, administradores, contadores, muchas almas distintas con un objetivo común: vivir la cocina. Algunos como negocio, otros como pasatiempo pero todos con ganas de hacer vida dentro de este hermoso hábito. Qué bueno es ser parte de su inspiración ojalá haya dejado una bonita huella”, comentó Omaña. 

El presidio estuvo conformado por René Casale, Julio Duerto y Christian Cuéllar. Además, Carlota Orta, instructora de etiqueta y protocolo, fungió como invitada especial.

Sergio Rivero, Mención de Honor de la quinta promoción, se encargó de hacer la solicitud de títulos. Comentó que ser parte de Portobello le permitió optimizar sus conocimientos culinarios de una forma que jamás imaginó.

“Adquirí muchísimos conocimientos y técnicas, conté con la paciencia y la supervisión de grandes maestros. Toda la vida soñé con hacer esto de forma profesional y haber cerrado este ciclo con tal reconocimiento me hace bastante feliz. Pese a la adversidad, sí se puede”, manifestó Rivero, quien también trabaja con administración y contabilidad.

Los directivos de la casa de estudios gastronómicos adelantaron que están trabajando en cursos de cocina profesional avanzada y diplomados de panadería y pastelería, a los cuales próximamente estarán dándole apertura a las inscripciones.

No Comments Yet

Comments are closed